GUIDED HEALING MEDITATIONS WITH FERNANDO ALBERT

Meditations that are out of this world!

Sexo: La espiritualidad detrás de una conexión tan profunda.

Una abeja poliniza una flor para representar el sexo entre flores.

Sexo: Una conexión profunda

¡Buenas! Os quiero dar las gracias por la aceptación que estos paquetes han tenido, ¡más de lo que me imaginaba! Y como siempre, es un placer poder ayudar y traer luz a este planeta. Hoy quiero hablar de un tema que ya varias personas me habéis pedido: vamos a hablar sobre la espiritualidad detrás del sexo. Hemos hablado de muchas cosas ya y, como últimamente hemos ido hablando de temas sin tocar, hoy vamos a hablar de sexo.

Como siempre con todo en Medita con Fer, esta entrada nace a raíz de las observaciones espirituales que he hecho a lo largo de los años y trabajando con cientos de personas. Según vamos aprendiendo más sobre las energías nos damos cuenta de que hay mucho más sobre todas las cosas de las que percibimos, y el sexo no es para menos. Por múltiples motivos este es un tema muchas veces incómodo de hablar, incluso entre una pareja que se quiere.

Por lo tanto, os invito a tener la mente abierta como siempre y a encontrar vuestra conexión espiritual en vuestra vida íntima. De esta forma vuestra vida sexual y relaciones tendrán una base mucho más sólida y con mucha más positivad, donde las dificultades llevan al desarrollo y a nuevas experiencias.

¿Es el sexo únicamente un acto cárnico?

Uno de los grandes problemas entre la humanidad y el sexo es que, a lo largo de miles de años, se ha vuelto un tabú. Y aunque hoy en día la conciencia colectiva está mucho más abierta al sexo, aún hay muchos tabúes. Por ejemplo, una persona diría abiertamente que hace mucho ciclismo o que medita mucho. Sin embargo, si hay una persona que dice, «tengo mucho sexo», la cosa cambia. Seguro que por haber leído eso os ha hecho gracia y habéis sonreído por la ironía de la situación. Una persona diría que le da muchos cariños a su pareja, pero quizás no diría que le da mucho sexo. No es fácil de decir e incomodará a la mayoría de los receptores.

Puedes decir que haces mucho ciclismo, pero no que tienes mucho sexo.

Puedes decir que haces mucho ciclismo, pero no que tienes mucho sexo.

Esto es debido a que, hasta hace muy poco y aún en cierto nivel, el sexo es un gran tabú y algo por lo que ruborizarse o incluso sentir vergüenza. Incluso cuando todo está en orden y sin problemas en este departamento (otro tema complicado en casi todos los casos). No voy a apuntar a nadie para culpabilizar, todxs sabemos por qué el sexo siempre ha sido un gran tabú. Lo que sí que cabe destacar es que la relación entre humanidad e intimidad nunca ha sido buena y, por ahora, lo sigue sin ser.

El orgasmo, de hecho, es una herramienta extremadamente poderosa. Quizás lo que voy a comentar os hará reír, pero los orgasmos ayudan a manifestar con mucho poder. La razón es que mandamos una inyección energética brutal al Universo. Aunque difícil, si podéis proyectar un deseo en este momento, lo vais a poder manifestar a muchos niveles. Si queréis hacer el intento de visualizar algo en el momento exacto en que tenéis un orgasmo seréis testigos de sus poderes de materialización.

Un potencial energético enorme.

Y no sólo vale para proyectar, o para tener una poderosa experiencia (el orgasmo) que, tal vez, a un nivel universal es una energía exótica (aunque común aquí). La razón por la que creo esto es debido a la cantidad de energía que proyectamos en estos momentos. Al igual que los traumas, las buenas experiencias pueden dejar marcas a través de nuestras diferentes vidas. Una conexión íntima, auténtica, bonita, y donde ambas partes son felices dejará una marca en nuestros Registros Akáshicos. Algo que podríais recordar en vidas futuras, al igual que ahora quizás recordáis alguna experiencia del pasado, o sentís una conexión más transcendental con una persona en específico.

Hoy en día, en parte con el desarrollo de la electrónica, la puerta al sexo está abierta de par en par. Sin embargo, no tanta gente como os imagináis la cruzan y, muchas personas que la cruzan lo hacen con gran miedo, incomodidad e incertidumbre. Durante miles de años esto ha sido un gran bloqueo y en estos momentos este bloqueo se está sanando. Y cuando hay sanación, siempre duele un poco.

Con la electronica tenemos más acceso a sexo casual.

Con la electrónica tenemos más acceso a sexo casual.

Esto ha llevado a millones de personas al otro extremo y a darle cero valores al aspecto energético y emocional del sexo. Hay una cierta polaridad aquí donde para algunas personas el sexo es sólo «un calentón» y para otras, aunque quieran que sólo sea así, crean una conexión emocional y después puede haber mucho dolor. Esto es porque, para ir al grano, al igual que una conexión sexual es quizás, una de las formas de conectar más con otra persona en el plano físico, esta conexión es mucho más fuerte en el astral, y se pueden crear fuertes lazos energéticos, sobre todo si ya existen desde vidas pasadas.

Pero vamos, no nos vamos a meter en este asunto ya que en esta entrada me quiero centrar en la intimidad de una pareja estable.

La gran polaridad de las necesidades íntimas.

Con cierta ironía, pero mucha certeza, os quiero decir que el Principio de Polaridad es extremadamente claro en el sexo. Es común saber sobre el hecho de que, por regla general, si el sexo funciona bien en una pareja, todo es estupendo. El sexo pasa a ser algo pequeño, como un punto de apoyo para el colectivo de la pareja, el 5%. Sin embargo, cuando hay algún problema, pasa a ser lo más importante, ese 95% que parece que la pareja se va a romper en trozos, llevándola como mínimo a problemas graves. Y esto es muy real para todo el mundo, con más o menos intensidad, pero en cierto grado. Y esto es inevitable debido al Principio de Mentalismo, e incluso de Correspondencia.

La meta de esta entrada es reflexionar sobre lo que significa el sexo en vuestras vidas. Es posible que encontréis aspectos en vosotrxs mismxs, o en vuestrx(s) compañerx(s), que no os acaban de convencer. O tal vez, deseos, fantasías, o necesidades que tan siquiera (intencionadamente o no) se han tenido en cuenta. Cuando algo falla, requiere atención, y está en la madurez emocional y sexual aprender a tratar estos problemas en vez de enterrarlos con la esperanza de que un día mágicamente desaparezcan.

Una construcción que representa construir una base en el sexo de la pareja

Una construcción: Representa construir una base en el sexo de la pareja.

Al igual que con prácticamente todo en el plano físico, hay que tomar acción propia para materializar cambios en el sexo. Intentar escapar de estos problemas es, o bien una falta de cariño en la relación, o de madurez sexual.

Cuando hay espinas en el camino de rosas.

Aunque el sexo sea algo natural también requiere un poco de aprendizaje, como todo. Es posible que haya heridas en vuestra relación debido a la falta de comunicación en vuestra vida íntima, por ejemplo. Esto no significa que esté todo perdido, pero sí que hace falta trabajar en ello. Desafortunadamente, esto es más fácil decirlo que hacerlo. Sin embargo, como con cualquier otro reto en la vida, hay que enfrentarse a ello para obtener esa ansiada mejora.

Cuando no hay un balance en el sexo generalmente se va perdiendo poco a poco el interés. Dependiendo de la persona, actuará de diferentes maneras dentro y fuera de la relación, pero no nos vamos a centrar en esto. Sin embargo, muchas parejas entran en una zona de sexo turbulento, sin una unión completa, o incluso, ausencia de sexo completamente. Esto puede dar lugar a una fuerte desconexión física. Aunque la conexión emocional puede estar bien, la falta de conexión física es una carga pesada ya que somos seres físicos. Todo esto repercute a un nivel subconsciente escondiéndose en nuestro lado sombrío. Y por supuesto, afectando también en la conexión y la energía.

Las prisas como siempre no son buenas para nada y, en este caso, siendo un tema de dos personas, es más importante todavía ya que cada persona tiene su ritmo. Es importante no llegar a un parón completo y, si se llega, hablar sobre ello para poder seguir trabajando, aunque sea poco a poco en llegar a esa mejora. En caso contrario, esto podría generar frustración, tristeza, ansiedad y, depende de cómo sea la situación y las acciones que se tomen, también podríamos hablar de karma.

Cositas a tener en cuenta.

Intentad comprender cualquier bloqueo y negatividad que podáis relacionar con el sexo. Es importante entender e identificar la raíz del problema. Los problemas de sexo son complicados de arreglar, pero, como todo, es reparable. Es imperativo centrarse en la comunicación. Se supone que nuestra pareja es la persona en la que más confiamos, con la que compartimos nuestra vida íntima, por lo que podemos hablar de ello. Es posible que unx (o los dos) tengáis sentimientos muy fuertes de culpa por no poder tener una vida sexual plena. Con la falta de comunicación llegará la pesadez emocional y estos sentimientos crecen abrumando a la persona y generando ansiedad.

Si no hay comunicación sobre el sexo en la pareja, podría demoler la relación.

Si no hay comunicación sobre el sexo en la pareja, podría demoler la relación.

Hay que tener mucha paciencia, ya que las discusiones se pueden multiplicar y sólo seguir abriendo la herida. He trabajado con personas que han estado años dando vueltas en círculos, sufriendo mucho y llegando a la desesperación. Sin embargo, dar un pasito detrás de otro ayuda a encontrar sanación. Una persona leal sufrirá muchísimo. En otras situaciones podría haber aventuras fuera de la relación, posiblemente resultando en más dolor. Una pareja con tensión sexual por insatisfacción va a tener muchas más discusiones y malentendidos. Para que todo fluya bien siempre hay que tener un balance.

Un pequeño consejo.

Hay que empezar por el paso número uno y dejarse de secretos. La pareja se supone que es en quien más confiáis y si no sois capaces de hablar de sexo, mejor deberías centraros en otros problemas más graves que necesitan más atención. Si este es vuestro caso, centraros en vuestro amor y empezar a fortalecer vuestra comunicación y relación. ¿Qué problema hay en poner todas las cartas sobre la mesa? Hay que comentar vuestros deseos, qué os gusta, qué no os gusta… ponerlo todo patas arriba, y reorganizarlo todo a un balance superior.

Encontrar un problema no significa no hablar de ello o simplemente borrarlo de la lista. Hay que entender el problema y lo que significa para ambas personas la carencia de algo en específico. Es posible que esa carencia sea inevitable, sin embargo, antes de llegar a esa conclusión es importante saber por qué es inevitable. Muchas veces hay otro problema, un trauma, o algo negativo que quizás se puede eliminar, trayendo progreso y una mejor fluidez en el sexo. La clave es ir dando un paso delante de otro, sin prisa, pero sin pausa.

Y si por algún motivo estáis evitando el hablar de sexo con vuestra pareja, deberíais preguntaros el porqué, pero desde un punto de vista humilde y sin ego. Muchas veces puede haber algún problema kármico y, cuando este es el caso, una simple charla y empezar a tomar acción podría solventarlo. Y repito, esto es más difícil de lo que parece. Como dije al principio, el sexo es algo muy tabú, incluso en la pareja. Sin embargo, hay que progresar, sobre todo si no encontráis plenitud.

Aunque haya dejado de ser algo natural, puede volver a serlo, sólo hay que quererlo y esforzarse.

Como todo en la vida, esto también requiere un esfuerzo. Cruzarse de brazos y estar en la zona de confort sin intentar mejorar las cosas sólo trae sufrimiento. Al igual que buscáis mejoras en otras áreas de vuestra vida, ¡esta no es menos! Y después de todo esto, os recuerdo que la semana que viene nos toca el pronóstico de Junio. ¡A ver qué tal las energías globales! Pero todo esto en una semana. ¡Espero que paséis una semana genial! Estaré de vuelta la semana que viene.

¡Ah! Por cierto, si no queréis perderos nada, os invito a que os suscribáis a mi newsletter, donde además encontraréis contenido exclusivo. Podéis hacer click en la imagen de abajo para suscribiros:

Os invito a que le echéis un vistazo a las entradas anteriores: quinto año, cuarto año, tercer año, segundo añoprimer año.

Mucha luz y amor,

¡Te deseo mucha abundancia!  (Inicio)

Rev. Fernando Albert

Gracias por leerme!

 

Tags: Bienestar, para reflexionar, sabiduría

Related Posts…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *