GUIDED HEALING MEDITATIONS WITH FERNANDO ALBERT

Meditations that are out of this world!

Psíquico: ¿Cómo se siente vivir siempre conectado al plano Astral?

Psíquico: ¿Cómo se siente vivir siempre conectado al plano Astral?

Written by Fernando Albert

noviembre 23, 2022

Psíquico: ¿Cómo se siente vivir siempre conectado al plano Astral?

¡Hola! Espero que llevéis una semana genial. ¿Os han gustado las Meditaciones Aventura? Se que es algo nuevo y diferente, pero tengo la visión de poder encontrar entretenimiento a traves de la meditación. Podrás vivir una pequeña película en primera persona, dentro de tu cabeza. Pero que os voy a contar, ¡las tenéis que probar vosotrxs mismxs! Esta semana os voy a responder a una pregunta que me hacéis muchas veces, y esa es: ¿cómo se siente ser psíquico? Así que os voy a contestar con esta entrada.

Y voy a empezar diciendo que realmente, en la mayoría de las cosas, no creo que haya muchas diferencias a la hora de ser psíquico o no. Sin embargo, si que puedo compartir alguna anéctoda o percepción que son quizás, algo fuera de lo común. También quiero decir que las «cosas raras» para mi son normales, siempre crecí con ellas y podía asumir que todo el mundo podía percibir lo mismo. Como mis padres podían entender un poco el tema espiritual, nunca intentaron bloquear mis percepciones pensándose que eran mi imaginación. Quiero subrayar que esto es un aspecto positivo, ya que a veces, la gente tiene dones bloqueados desde la infancia por esta razón. Aquí comparto también que merece la pena leer.

Psíquico desde pequeño, ¿hubo algo diferente?

Como iba diciendo, en la mayoría de cosas mi infancia, todo era bastante normal. Como todas mis percepciones me parecían normales, es un poco difícil explica «lo que se sentía diferente» ya que para mi, todo era normal y corriente. Pero quizás, lo primero que os puedo contar son mis batallas con la electrónica, esto si que es un tema que por alguna razçón, afecta cuando hay energía psíquica. Hace ya varios años que escribí una entrada sobre algunas locuras que me han pasado de pequeño, problemas raros con la electrónica que podéis leer aquí.

Quizás otro asunto peculiar que me podía suceder. era mi facilidad de tener sueños lúcidos y viajes astrales. De hecho, por lo que puedo recordar y por lo que me ha dicho mi padre, hacía muchos viajes astrales de pequeño y a veces mezclaba el plano astral con el físico. Mi padre se reía porque me tenía que explicar conceptos un poco complicados para un niño pequeño. Por ejemplo, durante una intervención quirúrgica salí de mi cuerpo y viaje junto a mi padre. Yo le hablaba (desde el astral) y le pedía la Game Boy. Al acabar la operación, le heché mucha bronca a mi padre porque me ignoró, sin saber que estaba en otro plano donde él no podía percibirme.

Mucho recuerdo de pequeño también de comunicarme tanto con «amigos invisibles» (los guías), como el cierto modo, con los animales. Podía percibir los sentimientos de ese animal, y en cierto modo, podía saber lo que querían y cómo poder ayudarlos.

Creciendo y de adulto.

Según fui creciendo, ya yendo al colegio, me encontraba en situaciones donde la gente me pedía ayuda, y yo les podía dar consejo. Recuerdo que me preguntaba muchas veces cómo era posible saber cosas que nunca había visto, o nunca lo había oído antes. A esto no le di muchas vueltas, sin embargo, era incapaz de entender el porque de estas sitaciones. A esto se sumaron las premoniciones, estas si que estaba al tanto de ellas, aunque asumía que era cosa normal para todo el mundo. Pero de este tema ya compartí una entrada hace unos meses, así que podéis leer más allí.

Creo que también os expliqué sobre los dones automáticos, como las premonicones, o como la empatía. Esto si que me engaño bastante y asumía que todo el mundo era capaz de reflejar los sentimientos de otras personas, ya que ser empático es algo que recuerdo desde siempre y constantemente. Os he dejado un par de entradas, y aquí os dejo otra más si queréis saber más sobre la empatía. Empecé a sospechar de esto, en plan, «es raro», cuando también me funcioba con los primeros chats que aparecieron.

Desde pequeño, cuando cierro los ojos veo miles de puntitos de colores aunque esté en una oscuirdad completa. A veces incluso puedo llegar a ver luces, hasta el punto de pensar que quizás hay una luz encendida, aunque sepa perfectamente que no. A veces estos puntitos de colores toman formas, brillan, y hacen como efectos de luz extraños. Buscando información sobre esto hace años, encontré que es algo normal si el Tercer Ojo está abierto.

Más cositas sobre ser psíquico.

Un aspecto que es fácil adivinar, son mis amigos y familiares. Todo el mundo me respeta y normalmente no me intentan sacar información. Sin embargo, es común que cada vez que algo raro o misterioso pasa, todo el mundo mire hacia mi, ya sea pensándose que he sido yo, o buscando una respuesta al evento. Siempre hay el momento donde alguien me dice, «y tu que ves, fer?», pero no es algo común. Una cosa así es como tener un amigo informático, que siempre le pides que te eche un vistazo al ordenador cuando viene de visita.

He encontrado que también algunas personas tienen esto en cuenta. Por ejemplo, viendo la tele con mi mujer, si la tenemos que pausar por cualquier razón, ella siempre busca una pausa donde no hayan ojos, para no empezar a percibir energías de más. Esto es por ser psíquico, pero sobretodo por la empatía.

Y hablando de energías, algo que si que es común, como adulto, es tener siempre cierta incertidumbre, sobretodo si percibo algo de mala energía. Incluso alguna vez, puedo percibir algo exagerado y fuera de lugar- Aunque me quiera convencer que es sólo mi imaginación, siempre siento cierta incertidumbre por la posibilidad que no es producto de mi imaginación. Sobretodo porque la mayoría de las veces, nunca es producto de mi imaginación, sino una percepción, desafortunadamente.

Salta, salta el escaner.

Esto es quizás un poco frustrante para la gente que me rodea. Os hable de la claricognición hace uno tiempo, Muchas veces sé las cosas, aunque a veces ni siquiera tengo conciencia que las sé. Esto influye en las conversaciones ya que a veces acabo las frases de otras personas (pero esto no es bueno!), y esto quizás no les guste porque, «prefieren decirlo ellxs» Esto lo he ido controlando cada vez más, pero es un aspecto natural que ocurre con gente psíquica porque lo he visto más veces.

Otra es percibir el estado energético de la gente, y quizás la energía de un lugar o evento. Esto a veces pone las cosas cuesta arriba para uno mismo, ya que puede llegar una percepción negativa, pero necesaria de compartir. Esto puede llevar a un cambio de planes, por ejemplo. Da la sensación de que te estás dando la vuelta antes de verlo (sobretodo para otras personas), aunque ya lo haya visto astralmente. Con las personas que me conocen, es algo normal, pero con personas que no conozco, puede ser un poco raro (para esas personas.)

Y esta percepción energética me lleva a ser quizás, «un rarito.» Seamos fracos, hay demasiadas cosas negativas y perjudiciales que le encanta a la masas. Ya sea música, programas de la tele, actividades, y diferentes cosas ordinarias del día a día. Esto puede ser un sinfín de cosas, pero que quizás yo no me siento conectadas con esas cosas. En cierto modo, me siento desconectado con muchas cosas que le encantan a todo el mundo. Esto es quizás un resultado de ver otros planos, las energías, y las prefencias personales, pero que genera el sentimiento de, «me encantaría que esto me gustara,» ya que muchas veces me siento que soy de otro mundo.

Como con todo, se vive con ello, con sus cosas malas, normales, y buenas.

Y no tengo mucho más que decir sobre ser psíquico. Como siempre, gracias por vuestros comentarios. Os invito a que me dejéis un comentario, sobretodo si sois psíquicxs, para tener todavía más información, y encontrar cosas en común, ¡que siempre es genial! La semana que viene vamos a hablar sobre la conciencia. Pero no sólo la conciencia en seres humanos, sino en todo lo que nos rodea. Somos y estamos rodeados de conciencia, mucho más de lo que nos imaginamos. Pero todo esto en una semana. ¡Nos vemos el próximo miércoles! ¡Espero que paséis una semana genial! Estaré de vuelta la semana que viene.

¡Ah! Y si no queréis perderos nada, os invito a que os suscribáis a mi newsletter, donde además encontraréis contenido exclusivo. Podéis hacer click en la imagen de abajo para suscribiros:

Suscríbete y consigue una meditación guiada.

Os invito a que le echéis un vistazo a las entradas anteriores: sexto año, quinto año, cuarto año, tercer año, segundo añoprimer año.

Mucha luz y amor,

¡Te deseo mucha abundancia! (Inicio)

Rev. Fernando Albert

Gracias por leerme! - Meditación Número 100: Un Viaje muy especial.

Tags: metafísica, propósito, vida espiritual

Related Posts…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *