GUIDED HEALING MEDITATIONS WITH FERNANDO ALBERT

Meditations that are out of this world!

Cómo ver vuestra aura en muy poco tiempo con estos sencillos pasos.

Aprende a ver auras con facilidad.
¿Queréis aprender a ver auras?

¡Muy buenas! ¿Habéis conectado ya con vuestros Guías? Esta semana vengo con un artículo quizás un poco más corto, pero con mucha información, ya que nos vamos a centrar en aprender cómo ver auras. Voy a ir muy al grano ya que me no me quiero extender mucho y mi meta es que aprendáis a hacerlo. En un futuro, compartiré cómo leerlas e interpretarlas [post actualizado, aquí está la entrada]. Estoy seguro de que os dará mucha motivación y el primer día que veáis vuestra aura aprenderéis mucho sobre vosotrxs mismxs.

Pero ¿qué es el aura?

Para lxs que no lo sabéis, el aura es la energía que emana nuestro cuerpo, Chakras y alma. Esta energía nos rodea como una burbuja. Las auras tienen una apariencia/textura parecida a la niebla. Pero hay un par de grandes diferencias: que no puede ser percibida físicamente y, además, es de múltiples colores. Durante el día y también a lo largo de nuestra vida, pueden cambiar según nuestras experiencias, sentimientos y acciones en un momento en específico. En niveles más profundos de lectura áurica, se puede saber si esa persona tiene dones (e incluso, hasta cierto punto, cuales).

Hasta se podría saber si esa persona sufre de alteraciones energéticas externas como: sanaciones a distancia, ataques psíquicos, seres astrales de baja vibración, bendiciones, círculos de protección, etc. Y bueno, seguro que a todxs os pica la curiosidad por ver auras. Puede ser algo muy divertido, ¡sobre todo al principio!

Cómo ver el aura.

¿Cómo ver el Aura?

Os voy a dar unos sencillos pasos para que empecéis a practicar. Realmente, no necesitáis nada más que ponerle ganas y un poco de dedicación:

Primeros pasos.

Necesitáis un espejo, idealmente de pared mejor que de mano, pero si sólo tenéis uno pequeño que por lo menos se vea toda vuestra cabeza con facilidad. La pared que está detrás vuestra cuando os miráis tiene que estar lo más vacía posible de cosas. Normalmente, el espejo del baño suele funcionar, ya que lo ideal es que el espejo sólo os refleje a vosotrxs y a una pared blanca. La iluminación deberá de ser lo más clara posible, idealmente con luz blanca.

Es mejor si no lleváis ropa muy llamativa, y tampoco ningún tipo de adorno en el pelo, diadema, sombrero, etc. Aunque esto parezca obvio, es fácil olvidarse (en especial diademas y otros accesorios pequeños). Incluso podéis desnudar los hombros para que sea más fácil separar los colores. Todo esto es necesario sólo al principio, después ya no os hará falta.

Primero, un sencillo ejercicio.

Tendréis que invertir 5 minutos en este ejercicio, pero no más. No os frustréis si al principio no os sale porque depende de los dones que cada unx tenga y del nivel de habilidad. Se puede tardar más o menos en tener éxito, pero con esmero, lo conseguiréis. Por este motivo, sólo necesitáis invertir cinco minutos, no más. Ya tengáis éxito o no, mañana será otro día y habrá tiempo para más.

Respirar hondo un par de veces y limpiar vuestra mente lo mejor que podáis (en este artículo sabréis cómo: Aprende a Meditar, Parte 2. Vacía tu mente.) De esta forma, será más fácil que os centréis en el aura. Es mejor estar en silencio, sobre todo al principio.

¡Pronto sabréis cómo ver vuestra aura!

El siguiente paso será miraros al espejo. No forcéis la vista, simplemente “observar” vuestra imagen reflejada en el espejo. Observar (pero sin fijaros mucho) la parte superior de vuestra cabeza. Centraros justo encima del pelo y/o encima de los hombros (pero al principio no en los dos a la vez). Observar tranquilamente con la intención de ver el aura. Lo más importante es que no lo forcéis y no intentéis verla cuando no la veis.

Hay que tener paciencia. Intentar no pestañear mucho, al menos que eso suponga una distracción o una molestia. No es necesario resecar los ojos, ya que tiene que ser una experiencia placentera.

Después de unos momentos, veréis una cierta deformación en el color de vuestro pelo, -justo por encima, casi tocando- como si tuvieseis un pequeño contorno alrededor de la cabeza (así es como yo lo vi al principio). Esto, amigxs míos, es el primer paso hacia la habilidad de ver auras. ¡Estáis viendo vuestra aura! O más bien, el principio de ella, ya que cuanto más cerca de la cabeza, más intensa es la energía, y por lo tanto más fácil de ver.

¡Conseguido!

Si habéis llegado hasta aquí, ya habéis hecho lo más difícil. Aunque os haya salido una vez, queréis mejorar y crecer, por lo que os recomiendo que practiquéis. Poco a poco veréis más y más de vuestra aura, hasta que ya no será sólo un contorno, sino como “un montón de niebla de colores” alrededor de vuestra cabeza. Si os gusta y queréis leer el aura de los demás, podéis practicar cambiando los colores detrás de vuestra cabeza. De esta forma, veréis vuestra aura de otro color (un color incorrecto) por la influencia del color detrás vuestro. Esto os ayudará a entender la combinación de colores. 

¿Cómo veo el aura de los demás?

A partir de aquí, podéis empezar a practicar con las auras de otrxs. Al principio, les diréis que se peguen a una pared blanca, que no se muevan y pasaréis unos minutos de “incomodidad” mientras los miráis como expliqué arriba, sin fijar la vista.

Llegará el momento que veréis las auras con tanta claridad, que no os influenciarán otros colores, fondos o personas alrededor ya que os podréis fijar en una persona y ver sólo su aura.

Ahora ya tenéis una nueva herramienta para ayudaros y ayudar a otra gente.

¿Queréis leer más cosas interesantes? Podéis visitar la sección de recursos para descubrir más.

¡Ya hemos llegado al final! ¿Habéis leído todo del tirón? ¡Estoy seguro de que muchxs de vosotrxs habéis ido ya al espejo a probar! Bueno, pues ya veréis como con práctica y en menos tiempo de lo que creéis, podéis ver auras. La semana que viene, os voy a hablar de la empatíaEs una maravilla de don, pero a la vez, es un lastre en especial por esta sociedad en la que vivimos… pero os contaré más la semana que viene, ¡No os lo perdáis! Espero que paséis una semana genial ¡Nos vemos la semana que viene!

¡Ah! Por cierto, si no queréis perderos nada, os invito a que os suscribáis a mi newsletters, donde además encontraréis contenido exclusivo. Podéis hacer click en la imagen de abajo para suscribiros:

Suscríbete.

Mucha luz y amor,

¡Te deseo mucha abundancia! (Inicio)

Rev. Fernando Albert

gracias

Related Posts…

4 Comentarios

  1. Andres

    ???

    Responder
  2. Rosa Margarita Sarmiento da Silva

    Hola,después de leer he probado tal cual indicas,y al principio sólo veía esa nebulosa a lo largo de mi brazo iz,de color verde azulado muy clarito,como este fondo de pantalla pero muchísimo más claro;,observé que entraba mucha luz natiral por el pasillo y me separé del espejo fuera del baño y enseguida ví un aurea de dos centímetros más o menos,claramente blanca y por dentro ese color azul verdoso más difuminado…estoy muy contenta,porque lo había intentado antes y nada….quiero darte las gracias por toda esa luz que nos mandas…Namasté 🙏👊,

    Responder
    • Fernando Albert

      ¡Qué bien! Genial 🙂 Me alegra un montón! Es todo un placer!

      Responder

Deja un comentario

Abrir chat
A %d blogueros les gusta esto: