¿Quieres hacer un viaje astral? – ¡Visita las Pléyades en persona!

¡Muy buenas a todos! La semana pasada estuvimos hablando un poco de los sueños, y compartí el primer sueño que logro recordar. Bueno, pues esta semana vamos a hablar un poco sobre los viajes astrales. Y también voy a compartir uno de mis viajes con vosotros mientras os explico un poco sobre los viajes astrales y cómo hacerlos.

Como hacer un viaje astral

Hay formas muy fáciles y rápidas… al igual que aprender la técnica (ahora puedes en este curso!) Todo el mundo tiene viajes astrales prácticamente a diario, sin embargo, no somos conscientes de ello y no los recordamos. Esto sucede porque estos viajes astrales ocurren desde el sueño profundo y no estamos conscientes. Sin embargo, con dedicación y disciplina se puede llegar a dominar la técnica para inducir un viaje astral. La gran diferencia está en que, si inducimos un viaje astral, somos conscientes durante el viaje entero. Durante un viaje astral podrás ver tu cuerpo en la misma posición que estabas (Out of Body experience), y tú estarás flotando y serás «como un fantasma». Sólo con querer estar en un sitio, llegarás (¡hay normas y limitaciones, por supuesto!).

No existe una palabra en el diccionario que pueda describir la sensación que tienes cuando estás fuera de tu cuerpo.  Es un sentimiento de libertad absoluta, donde no hay ningún tipo de «pesadez» (gravedad, esfuerzo físico, dolor físico, peso, etc.…). A esto se le suma un sentimiento de felicidad muy alto, y posiblemente tu primer viaje astral te deje una marca muy positiva de por vida. A todo esto le añadimos que en el plano astral no hay tiempo lineal, por lo tanto, no hay percepción del tiempo (como, por ejemplo, «este sueño lúcido lleva mucho rato, seguro que pronto se me acaba esta fase REM). Estarás en un estado de «felicidad y libertad» absoluta mientras dure el viaje.

Y hablando de sueños lúcidos:

No os voy a dejar con la miel en la boca…os explico cómo se hace.

Necesitas estar un sueño lúcido, (debes acordarte en el sueño de hacerlo). Asegúrate de estabilizar muy bien tu sueño, tiene que ser el sueño tan claro (como mínimo) como la vida en el plano físico (en un sueño puede «verse» mucho mejor que en la vida física). Una vez tu sueño sea estable y de alta calidad, deberás de volar a un sitio alto, contra más alto mejor, pero debes de apoyarte en algo (arriba del todo de un edificio o un precipicio donde no veas el fondo). Debe ser un sitio alto para que tu subconsciente no se piense que te vas a dar contra el sueño rápido (si es un edificio pequeño o una altura baja, es probable que te des en el suelo, no te harás daño, pero tampoco te proyectarás…).  Desde ese sitio alto, déjate caer de espaldas, no vueles ni nada, sólo déjate caer, y según caes, visualiza que sales de tu cuerpo y piensa con todas tus fuerzas que quieres ir al plano astral.

Como desdoblarse es posible en un sueño lúcido.

Es probable que aparezcas flotando encima de tu cuerpo físico, en tu cama. Abandona rápidamente la habitación para evitar volver al cuerpo prematuramente. Si no es tan obvio como eso, asegúrate de hacer un chequeo de realidad para saber «dónde estás.» Es posible que aparezcas en otro sueño (perdiendo lucidez) o que vayas al plano astral superior directamente y ya ni veas tu cuerpo. Algunos chequeos de realidad no fallan y darán negativo como cuando estás despierto, pero si estás flotando en algún sitio y el chequeo no falla, ¡es obvio que estás viajando astralmente! Si durante esta caída no notas que pase nada y de repente te ves despierto en cama, haz un chequeo de realidad, porque es prácticamente seguro que estés en otro sueño y hayas tenido un despertar falso. Sal de tu cuarto (o de donde sea que te «despiertes falsamente»), échate a volar y vuelve a intentarlo. ¿Qué es lo peor que te puede pasar?  Que te estrelles en el sueño, que el sueño se «vuelva loco» y al estar lúcido es divertido, o que te despiertes.

¿Te has perdido un poco con algunos de los términos? Todo este tema sobre los sueños lúcidos y como inducirlos está disponible en mi curso de dominar los sueños lúcidos. Además, la técnica WILD (explicada en el curso) se puede usar también para hacer un viaje astral a cualquier hora del día sin necesitad de dormir:

Bueno, la verdad es que no tenía pensado hacer esta entrada tan larga, porque me quería centrar más en compartir mi experiencia. Pero ya habéis sido bastantes los que me habéis dicho “tú sigue, ¡no hace falta que sea corto!» Os lo agradezco muchísimo y estoy feliz por eso 🙂 Ahora, por fin, os contaré uno de mis viajes más cortito 🙂

Comparto un viaje astral que fui a las Pléyades.

Estaba tumbado en cama, ya pensando en dormirme y me encontré en un estado vibracional (fuertes vibraciones por todo mi cuerpo.) Sabía que podía hacer un viaje astral, aunque no lo hubiera pensado al principio. Iba a ser la primera vez que hacía un viaje boca abajo (siempre los hago boca arriba). Visualicé mi cuerpo cada vez más ligero y empecé a «empujar» mi cuerpo astral fuera del cuerpo físico. Momentáneamente, me encontré flotando encima de mi cuerpo, y no tuve dificultad en decidir a dónde ir. Visualicé las Pléyades y al momento podía ver como la tierra se alejaba. Más o menos en 3 segundos pude llegar a las Pléyades. ¡Y están a 400 años luz! Pero como dije, no hay distancia, y esa distancia de tres segundos es simbólica porque intento ponerlo en este plano. Una experiencia en la 4D no «entra» en la 3D, al igual que un balón de fútbol 3D no entra dentro de un círculo pintado en una hoja (2D). Me encontré flotando dentro de un planeta, con un cielo rojizo y un terreno anaranjado. Había formaciones naturales parecidas a obeliscos y otras estructuras rocosas. Decidí marcar este punto como punto A de referencia (es importante poner puntos de referencia en sueños lúcidos y viajes astrales, para tener mejor memoria de lo sucedido).

Después de disfrutar este estado durante «un rato», iba a visualizar una zona específica en las Pléyades… y según lo hice y empecé a flota…. OPPS… se me acabó el combustible! Aparecí de nuevo en mi cama y después del chequeo de realidad apropiado, vi que me había despertado. La experiencia había durado unos 10 minutos. Y este viaje fue corto porque no estaba planeado, por lo tanto, nunca me centré en concentrar la energía para llevar «más gasolina» en el cuerpo astral. Llegado el momento de planear un viaje, con la meditación, actitud y aptitud apropiada, puedes extenderlo durante mucho más tiempo lineal (sin embargo, como el tiempo deja de existir, no te garantiza que dure más el viaje) lo que sí te garantiza es que tu viaje se intensificará mucho más y, además, irás a planos superiores ya que vibrarás más alto. Os invito a que leáis más sobre viajes astrales en esta entrada.

Y bueno, pues esto es todo por esta semana. Ya os contaré otro de mis viajes astrales si queréis (comentarlo aquí o mándame un e-mail ) ¿Has tenido alguna vez algún viaje astral?

¡Nos leemos en una semana!

correo

Comparte tu experiencia en el plano astral, y si te ha gustado esta entrada, compártela en las redes, ¡me será de gran ayuda!!

¡Que tengáis una semana llena de abundancia y luz!

Namaste,

Rev. Fernando Albert

Te deseo mucha abundancia!

Deja un comentario

Switch to English

english

Apúntate a mi lista de correos

meditacion gratis

Apuntate a mi lista de correos!

Descarga tu meditación!
© 2019 Poderosas Meditaciones Guiadas con Fernando albert.

Other websites:

  • Readings and Healings (English)

  • Guided Healing Meditations (English)

  • Backup/Express (English)


  • Lecturas y Sanaciones (Spanish)

  • Backup/Express (Spanish)


  • A %d blogueros les gusta esto: